El desempleo juvenil en América Latina

0
43

Por mucho tiempo, ha existido una relación negativa entre recuperación económica y crecimiento del empleo en América Latina. Desde el 2015, la tasa de desempleo ha aumentado 0,3% por cada avance del 1% en el PIB a lo largo de 7 trimestres sin mostrar signos de mejora. Según las últimas estadísticas, América Latina crecerá 1,2% en 2017 mientras que el desempleo hará lo propio en el orden del 0,3%, especialmente en el sector juvenil con un estimado del 0,9%.

Según un informe de la Organización Internacional del Trabajo, el desempleo en la región fue de 8,1% en 2016 y el número total de personas sin trabajo alcanzó los 25 millones con especial énfasis en la juventud. De acuerdo con el último pronóstico de la OIT, la tasa de desempleo juvenil en Latinoamérica para este año podría situarse en un 19,6% del 18,7% registrado en 2016, lo cual constituye su mayor salto desde el 2004. Esto significa que alrededor de 500 mil jóvenes más estarán fuera del mercado laboral este año y que el total de dicho segmento ascenderá a 10,7 millones.

En opinión de los expertos, los motivos son varios. En primer lugar, la reactivación económica en la región no fue integral sino una mera reanudación del crecimiento tras la desaceleración ocurrida en 2014, ejemplo típico de ello fue Brasil y Argentina. En segundo lugar, su mayor impulso fueron las exportaciones sino la demanda interna y la primera no tiene un impacto claro en la generación de empleo como lo tiene el sector de la construcción. En tercer lugar, el proceso recuperación ha sido a largo plazo y la oferta laboral ha crecido muy por debajo de la demanda.

Otra razón muy importante es que muchas personas son renuentes a buscar trabajo. Las estadísticas de la OIT muestran que la proporción de menores de 24 años en el mercado laboral brasileño ha disminuido del 55% al 45% en las últimas dos décadas. Sin embargo, el tema no pasa por la educación puesto que el 21,8% de ellos no ejerce labor alguna ni estudia en el presente año.

Ronnie Linds, director del Centro de Estudios China-Brasil, señaló que la población brasileña representa más del 30% del total en América Latina y su alto porcentaje de desempleo ha repercutido negativamente en el panorama laboral de la región. La cifra de jóvenes sin trabajo en el país crece y ronda el 29,9% este año, el reporte más alto desde 1991 y más del 16,8% con respecto a la tasa mundial. En el pasado, la informalidad y la incertidumbre de la inversión han dado pie a su incremento. Linds cree que China ha desempeñado un papel importante en el fomento del trabajo en Latinoamérica en los últimos años. A través del comercio, la inversión y la construcción de infraestructura, China ha colaborado con la creación de 1,8 millones de puestos laborales a lo largo de 20 años, esto es 4 % más de nuevos empleos.

China es actualmente el segundo socio comercial de América Latina. El volumen de intercambio bilateral ascendió a 216600 millones de dólares en 2016. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, las exportaciones de la región hacia China aumentarán un 23% en 2017 y será la fuente principal del avance en el sector. Para Linds el comercio entre ambas partes tiene la función decisiva de resolver las dificultades de empleo en América Latina.

china.org.cn

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here