Sobre los periodistas que no se ven, pero se leen

0
34

Columna Textos en libertad

Por José Antonio Aspiros Villagómez

El Senado de la República aprobó que cada 10 de abril se celebre el Día Nacional del Redactor de Medios de Comunicación, porque -dijo la perredista Luz María Beristáin- “tienen un trabajo que normalmente no es visible, que es tras bambalinas y que muy pocas veces es reconocido”. Viven en el anonimato pese a que su labor es importante.

Cierto. Sólo que los redactores de los medios informativos son periodistas por su formación profesional, y en México existen varios “días del periodista”, pero sus celebrantes nunca se acuerdan de los colegas de las mesas de redacción.

Quienes se dedican a la labor reporteril, creen que sólo ellos son periodistas, y -nos consta- ven al personal de mesa en otro nivel.

En las mesas de redacción donde este tecleador ocupó todos los escalones jerárquicos después de haber sido reportero durante años, conoció varios talentos (también algunas incompetencias), pero siempre su trabajo ha sido oculto; pocos saben afuera de su existencia y sus méritos profesionales no cuentan para obtener estímulos o ser invitados a las filas gremiales, como sí ocurre con los periodistas de calle.

En ocasiones, los periodistas noveles son contratados primero como redactores y luego salen a reportear, pero hay otros que, por vocación o por atributos personales, dedican la totalidad de su vida laboral, o la mayor parte de ella, a esa función que ahora tiene un reconocimiento formal.

Una de las diversas tareas de los redactores en algunos centros periodísticos, es la de correctores. Con el apoyo de su preparación académica y del manual de estilo de su medio, pulen en varios aspectos, no sólo el gramatical, las notas de los reporteros que luego llegarán a los lectores. Se les suele llamar, peyorativamente, “puristas del lenguaje”.

Es importante señalar que los correctores de estilo, sean de textos periodísticos o de otro tipo -literarios, publicitarios, científicos, etcétera- celebran su día en el aniversario de Erasmo de Róterdam, el 27 de octubre.

Y que existe para ellos como ente gremial, la Asociación Mexicana de Profesionales de la Edición (PEAC), donde este tecleador ha tenido la inmerecida oportunidad de dictar algunas charlas y clases sobre corrección periodística

Pero, ya que fue creado de manera oficial un día para festejar a los periodistas que trabajan como redactores en los medios noticiosos, donde sus funciones son múltiples, es deseable que ello se traduzca en beneficios de todo tipo para ellos.

En algunas mesas de redacción, también hay egresados de carreras más bien relacionadas con el diseño, desde que se pretende presentar el mensaje como imagen, y no como un simple y visualmente monótono texto. Dar una presentación breve y atrayente a la información es su tarea, nos guste o no a las generaciones que nos acostumbramos a leer notas muy largas y completas.

Se trata de profesionales muy vinculados a las nuevas tecnologías y los programas de diseño, que, por no dominar la redacción y la gramática, dependen en mucho del auxilio de los redactores.

Enhorabuena por estos colegas. Que vengan los reconocimientos, capacitación y actualización constantes, y mejores prestaciones. Celebremos con ellos el próximo 10 de abril, pero no olviden que también deben ser festejados el día del periodista y, según sus quehaceres, el día del corrector de estilo.

Esperemos que sean tomados en cuenta en los premios de periodismo que existen (ojo, Fapermex), o que sea creado uno especial para ellos con base en el decreto senatorial, aunque eso -es nuestro temor- haría mayor la brecha mental y práctica que aún hay entre los reporteros y ellos, a pesar de que en ambos casos se trata de periodistas profesionales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here