Futbolistas extranjeros debilitan el nivel de la liga mexicana

0
42

Por Pique 86

México, 7 de enero.- Luego de una naciente iniciativa de consumir sólo productos nacionales para reactivar la economía, los equipos de primera división del futbol mexicano transgreden esta práctica al integrar a sus filas una mayor cantidad de extranjeros que detienen el progreso de los jóvenes mexicanos.

Al término del mercado invernal, los 18 clubs de la liga mexicana registraron en conjunto un total de 201 futbolistas no nacidos en México, cifra récord para el balompié azteca.

El Veracruz es el equipo con mayor cantidad de extranjeros entre sus filas con 20 jugadores. Seguido de Jaguares con 19, ambas oncenas se encuentran en la pelea por no descender. Un voto de confianza a los foráneos en momentos cruciales.

La lista del indiscriminado arribo de futbolistas extranjeros, la encabezan 76 jugadores argentinos que ocupan una plaza de mexicanos que luchan diariamente por llenarle el ojo al entrenador.

No obstante, equipos como Pachuca han tenido a bien impulsar y promover el desarrollo de portentos nacionales, al brindarles una formación integral desde pequeños para llevarlos a su primer equipo.

Para el clausura 2017 los “tuzos” registraron en su plantilla sólo seis jugadores extranjeros, los cuales apuntalan las zonas específicas en el esquema táctico del entrenador.

Por tradición el Guadalajara es otro de los equipos que utiliza jugadores mexicanos. Sin embargo, en los últimos años las “chivas” se han olvidado de la cantera y lejos de ser un club exportador de futbolistas, poco a poco se convierte en un club importador de grandes nombres.

Esta constante de abrir las puertas a futbolistas extranjeros y su posterior naturalización para que se pueda ocupar otra plaza de foráneo, debilita de manera paulatina el nivel de la liga mexicana, pues se trata de jugadores que no aportan en nada.

Además, la selección mexicana se ve seriamente afectada, pues basta observar la dificultad con la que clasificaron para la Copa del Mundo Brasil 2014, que se obtuvo gracias a un gol de un jugador estadounidense, el cual le dio el derecho de disputar el repechaje ante su similar de Nueva Zelanda.

Mientras la mayoría de los dueños del balón no dejen de anteponer sus intereses personales y económicos, el futbol mexicano y la selección seguirán hundidos en la mediocridad, dentro de la medianía en una pobre liga que sólo ofrece extranjeros que ven en México una oportunidad de hacer dinero.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here